Hablemos de Piel...

Te comparto como parte del Workshop en esta clase, una clase la verdad maravillosa que hice y compartí el año pasado, y que es una de mis favoritas que he realizado.

Era parte de un programa que ya no está activo, así que disfrútala mucho.

La divido en 2 partes porque es extensa en contenido en 101 de la piel.

La piel, valiosa e imprescindible, es un órgano verdaderamente fascinante y maravilloso. No es pretencioso decir que la piel es uno de los órganos más importantes de nuestro organismo. Para demostrar su importancia basta decir que si nos falta más del 40% de ella sería imposible el sobrevivir.

Además, la piel es nuestro órgano más extenso. Pesa entre tres y cinco kilos, y completamente extendida puede llegar a ocupar un área de hasta 18 m2.

La piel es esencialmente la cubierta o envoltura exterior del organismo que funciona de manera permanente y que cumple dos importantísimas misiones, la de relacionarnos con el mundo exterior y la de protegernos de las agresiones de ese propio mundo. Nos envuelve y nos protege; nos separa y nos pone en contacto con el entorno.

En cuanto a la función de relación, en ella se encuentra uno de los sentidos que tenemos más desarrollados, el tacto.

La piel es la encargada de recibir los estímulos del exterior a través de las terminaciones nerviosas que se sitúan en ella y de ahí se dirigen al cerebelo que nos dice como debemos reaccionar. Cada centímetro cuadrado de piel contiene unos cinco mil receptores sensitivos. La piel es la primera responsable de que sintamos una caricia o de que notemos el calor producido por el fuego o el frío de la nieve. Pero también la piel es el espejo de los sentimientos y emociones interiores.

Es el órgano más sensorial, que nos conduce a expresar y experimentar nuestras relaciones y expresión con el mundo, con nuestros amores, con nuestras emociones.

Es el órgano que nos permite conectarnos a través del físico a nuestra parte sensorial.

Ponernos rojos porque algo nos da vergüenza, “tener la piel de gallina” o sudar por algo que nos produce miedo, son algunas de las muchas respuestas emocionales que se ponen de manifiesto a través de la piel. Por este motivo, no es de extrañar que este órgano constituya una pieza clave en la imagen exterior de una persona. Más aún, la piel cumple otras funciones sociales.

Tiene infinidad de  funciones básicas para el correcto balance de nuestro organismo.

Tiene una función protectora, ya que es capaz de seleccionar lo que resulta dañino para el organismo y lo que, por el contrario, es beneficioso para nosotros. Esto se consigue gracias a su disposición de barrera que impide la entrada de sustancias nocivas (millones de bacterias que viven sobre ella, cuerpos extraños y, en parte, radiaciones solares perjudiciales) y a un sistema inmunológico propio. Además tiene una función reguladora del metabolismo: impide la salida de sustancias (líquidos y células) imprescindibles para nuestro organismo, regula la temperatura corporal protegiéndonos de los cambios de temperatura ambiental (tanto del frío como del calor) y transforma los rayos del sol en vitamina D (vitamina necesaria para el buen estado de nuestros huesos).

La piel es el órgano más grande del cuerpo. Sus función es clave en la producción de aceites esenciales para la sobrevivencia, como órgano de desintoxicación, regulador de temperatura corporal, y entre muchos otros como nuestra ¨cobertura¨.

La piel constantemente está en batalla para resolver miles de procesos orgánicos y vitales, agregándole su lucha constante para protegernos de la contaminación ambiental, y de factores que tienen impacto en ella constantemente como:

  • Rayos ultravioletas del sol (probablemente uno de los factores más importantes para la salud de la piel en nuestros días)
  • Productos de cuidado personal y de limpieza con cientos de químicos y sintéticos dañinos para nuestra salud en general.
  • Una alimentación basada en consumo de productos procesados e industrializados
  • Estrés y Ansiedad emocional.
  • Falta de agua
  • Alimentación pobre en recursos y nutrición real y de fácil asimilación para el organismo así como de enzimas vivas.
  • Consumo de alcohol en cantidades altas.
  • Habito de Fumar.
  • Dormir menos de 8 horas diarias.
  • No tener una rutina de ejercicio físico para la oxigenación en general
  • Cambios hormonales no tratados.

El cuerpo humano está consituido por más de 100 billones de células formadas de grasas y proteínas. Los carbohidratos dan energía celular. Estos tres componentes son claves y básicos en la salud en general del organismo.

Estos 3 poderosos básicos no influyen por sí solos en la salud y apariencia de tu organismo. El cuerpo humano y sus necesidades también incluyen vitaminas, minerales, fitonutrientes, etc.. para una optima salud y apariencia.

Por ejemplo:

El colágeno se produce en la piel no consumiendo colágeno en sí se forma a partir de la síntesis de la Vit C, si tu no consumes cantidades altas de esta vitamina por más colageno que consumas será igual que tirarlo en el retrete…muchos de los básicos para una piel maravillosa no se forman a partir de consumir en sí el nutriente se forman a partir de consumir los ingredientes claves para que tu organismo los produzca y los pueda sintetizar.

En este taller nos enfocaremos a compartirte cuales nutrientes son claves para la apariencia saludable y bella de tu piel…obviamente si consumes y haces el programa de Alimentando tu Piel tu piel será por efecto secundario la beneficiada pero…todo tu organismo, tu salud, tu energía, tu funcionamiento físico tendrá un impacto enorme en positivo.

Conoce la maravilla de inteligencia del cuerpo… El proceso de regeneración

Nuestros cuerpos se regeneran constantemente, esto significa que tenemos la oportunidad de mejorar nuestra salud. A pesar de que nuestras células se regeneran con menor rapidez al envejecer, podemos acelerar notablemente este proceso de regenerar la piel de forma natural a través de una alimentación saludable, tomando de dos a tres litros de agua por día, haciendo ejercicio, durmiendo lo suficiente y absteniéndonos de acciones que retrasan la regeneración (consumo de grasas saturadas, azúcar, cigarrillos, alcohol, estrés y disminución de la presencia de antioxidantes en nuestro organismo).

El cuerpo humano no se puede regenerar adecuadamente si se comen alimentos poco saludables: azúcares refinados, pan blanco, ácidos grasos trans, embutidos y productos muy procesados. Para poder recuperarse necesita muchos antioxidantes (frutas y vegetales verdes), proteínas (Preferiblemente vegetales), vitamina B (frutos secos y rojos: moras, frutillas) y beber abundante agua.

Ahora vamos a conocer la piel en todo su esplendor ve a la Clase en Video, te recomiendo no solo escuchar o ver los primeros segundos, es información de oro si lo que realmente quieres es informarte y aprender de ti, de lo que eres.

 

La Parte 2 te la compartiré mas adelante, te anunciaré por redes su publicación.

Scroll to Top
{"cart_token":"","hash":"","cart_data":""}